martes

Espanto






Tanta memoria de horror, muerte y devastación que ha pasado por todos los pueblos de la tierra...  sólo ha servido para que los hombres siembren de nuevo en el mundo la cosecha maldita que ha de recogerse con sangre, total para que en un futuro lejano que no conocerán, sus tataranietos puedan volver a vivir en paz en un palmo más de tierra.

Por Dios, por Alá, por Jehová, por sus hijos, por sus nietos, por quienes quieran... ¡Hagan la paz ahora! 

¿Es que se ha perdido la conciencia?

ALz.

2 comentarios:

  1. Para perderla, hay que tenerla previamente.
    Además, olvidamos con escandalosa facilidad.
    También odiamos con vehemencia y heredamos los odios, cuando ya ni sabemos por qué "hay que odiar" al vecino, al inquilino, al hermano.

    Homo homini lupus.

    Uno a veces siente vergüenza de su condición de humano.

    Un abrazo, Assum.

    ResponderEliminar