sábado

Llegamos






Si algo tienen los años es que uno acumula pasado.

Lo que pasó.

Tantos "fue" y "fueron" que ya no son.
Y lo que no llegó a ser. 




Y un sólo 

es.





ALz.




Licencia de Creative Commons



viernes

Rosas



Un día me acerqué a tí.

Me alcanzaste una flor y yo largamente la venía añorando.

La quise tanto.

Fue poca cosa pero a mí me pareció bella. Auténtica.

Un día pinté esta rosa rosa bajo luz amarilla y pensé, para tí mi rosa, toma.

Esa flor fue tan efímera que apenas un soplo de viento y amaneció rota.

No llegaste a acunar la rosa entre tus manos.

Llovió en todas las tierras.


ALz.






Licencia de Creative Commons

Mesa limpia








Gente de agenda, pasto de redes, habitantes del pasado; aquéllos que hace siglos que no me llaman ni les llamo; los que no contaron conmigo para lo bueno, quienes no han tenido nada bello que mostrarme, los que no me invitaron a sus eventos; quienes ofrecieron a otros lo que yo me merecía; los habituales que acuden por interés, quienes sólo se acercan para pedir consejos o favores; quienes me dieron su palabra y no cumplieron; los que no me apoyaron cuando lo necesité; los que no contestaron a mis saludos, quienes jamás celebraron mis creaciones; aquéllos que me envidiaron, los que me juzgaron, quienes me criticaron; los que no osaron defenderme cuando lo precisé, los cobardes.

Quienes me fallaron, los que un día me hirieron, los que me ofendieron; los que se fueron sin decir adiós; los que no me quisieron bien, los que persistieron en el daño; los que un día ya no me conocieron; quienes no tuvieron una palabra amable, aquéllos que no compartieron mis bromas, ni mis risas, ni mis llantos; los que se jactaron pero nunca fueron mis amigos; los que disimulan, los hipócritas; los que estuvieron a lo bueno y desaparecieron en lo malo. 

Aquí ando con el guardapolvo y el plumero en una mano, las gafas en la punta de la nariz, y el dedo índice de puntero, esta sí, este no, este tampoco; en eso llevo todo el mes. Haciendo mesa limpia. Plis, plás. Al reino del olvido. Tú también. Adiós. 

A la papelera, sin acritud. He trabajado duro e implacable, para mí. He quitado telerañas, polvos, lastres, plastas. Y me siento muuucho más ligera, esbelta and cute. Y por supuesto, sin marido.


ALz.



Licencia de Creative Commons

viernes

Por mis muertos




Por su amor, por su consejo, por la guía que me han prestado y que me acompañará siempre. Por ellos, por los antiguos linajes que ostento y por la sabiduría que me legaron.

Por la luz que me ilumina y por la fuerza que me alienta. Por honrarles miraré lejos, apuntaré alto y me encomendaré al cielo y al universo.

Por esta persona criada con orgullo bajo su tutela, en altos valores, con mis palabras y mis rasgos que son los de mis ancestros.

Va por vosotros, que pervivís en mi memoria y habéis sido perpetuados en el núcleo de mi ser. Va por mí, que aún me queda por hacer aquí. Va por quien de mí desciende y me sucede.

Dadme fuerzas, he de seguir adelante con coraje, caminando, sin detenerme, sin mirar atrás.

¡Brindemos!

Alz.





Imagen: La Transformación, fragmento. Óleo sobre lienzo.

(Y la calabaza de mi casa.)