miércoles

Sólo sé que no sé











... nada. Nada filosófico, y apenas nada en lo real. No lo creo.

Quizá no sabes qué sabes ni cuánto sabes. El conocimiento vive enjaulado tras el cráneo de la mente. Lo material y lo inmaterial se funden en las mismas estructuras.

El saber se halla reposando. Inaccesible en ocasiones, como flores tras una valla. Pero están, aunque no las puedas alcanzar sin abrir la puerta.

Lo que sucede es que en ocasiones no puedes acceder a todo lo que sabes. Es lo que sucede con el olvido.

-Si sé, ¿cómo es que no sé lo que sé? (A veces no quiero saber)


¡Para nada! Sí sabes. Sabes que lo sabes, aunque no sepas qué sabes.

Haz memoria.

Sabes más de lo que crees saber.




ALz.


Ver sin ser visto








Les veo escuchar,

mirar,

observar.

Sé que soy el objetivo hoy.

Escuchad, mirad, observad.


Mañana si eso, nos vemos, y hablamos.




ALz.

lunes

No hagas aprecio






En ocasiones se nos mete alguien en la cabeza y nuestros pensamientos le persiguen. Por su belleza, o el placer, que aspiramos poseer o alcanzar. Por el daño que nos hizo, y que no podemos todavía olvidar. Por una cualidad que deseamos, le atribuimos y proyectamos.

Nuestra intuición nos da cuenta en muy escaso tiempo del rechazo. En unos pocos minutos, percibe que no le caes bien a alguien; que no te es receptivo; que no eres bien recibido; que no le gustas; que no te desea; que no está por tí. Que la respuesta que te está dando no es favorable ni la esperada. Que sus palabras no hieren, pero duelen. Sin embargo, No hablan las palabras; habla un cuerpo y el otro cuerpo entiende.

Insistimos porque aprendimos a perseguir quimeras e imposibles. Nos gustan los retos y soñamos que la vida es como una comedia americana, feliz al final. Pensamos que sólo depende de nuestra perseverancia el triunfo, de nuestra actitud que nos acepten, nos quieran, nos deseen o nos respeten; de nuestros desvelos que tal persona recapacite, cambie y se avenga a lo nuestro.

Pero no es así y nosotros no conocemos las razones ajenas, conscientes e inconscientes, ni podemos aspirar a dominar más mente que la propia ni más cuerpo que el que somos. Se dice que no debes perder el tiempo tratando con prioridad a quien te tiene como opción, y yo añado, o como felpudo.

No le des una segunda oportunidad a la humillación. No dediques ni un minuto de tu tiempo a quien te perjudica, ni a un pobre desgraciado que va de cabrón por la vida, contigo. No hagas aprecio a quien hace de tí desprecio. Y este es un consejo que te doy, amiga mía.



ALz.








martes

sábado

Ser o estar







Las cosas son como son.

No como queremos que sean.

Ni siquiera como aparentan ser.




Aceptar que lo que es, es.

y

Que se es, como se es.




Facilita ver lo que Es.




martes

Flechas







No le culpes si en su inconsciencia un día te lanzó una flecha y se te ha clavado ahí, donde más te duele, donde te imposibilita el seguir caminando.

Te pusiste a tiro y qué más da, hay que seguir; vivir es sentir e implica también sufrir heridas. Arranca pues esa flecha de tí y arrójala muy lejos, detente; permítete curar y comprender y sigue tu senda.


Al final la muerte, pero mientras tanto, la vida.



ALz.





Fotografía: Carmelo Blazquez Jiménez.





Licencia de Creative Commons


domingo

Pillado bacalado







¿Es preferible decir "yo no sé" ó  "a mí no me consta" que es no decir nada, que decir "yo no he sido" ó "pasó así o asá" y mentir?



Depende; si vas de testigo no mientas. Si vas de imputado, o de político, tienes libertad para engañar, para mentir, para no declarar en contra de tí mismo aquello que pueda perjudicarte o hacerte perder votos futuros, para prometer y no cumplir, para cualquier cosa que te haga salvar el culo.

Y es que en definitiva, todo queda en la esfera de tu interior, a menos que te descubran y, mientras eso llega, si es que llega...



Nadie puede saber que tú sabes o no sabes.





ALz.



Licencia de Creative Commons